Tras unas circunstancias como las que estamos viviendo es imposible no cuestionarse y reflexionar sobre las repercusiones que está teniendo y los cambios que se han tenido que llevar a cabo. Hay que tener en cuenta que este encierro no es positivo para ningún ser humano, el cuerpo necesita estar en movimiento y tanto los adultos como los niños necesitamos actividad física para poder llevar una vida saludable. Además, los más pequeños deben poder liberar toda esa energía acumulada,y si no lo hacen, sus capacidades a la hora de enfrentarse a retos mentales, merman. De hecho, bajo la teoría de las Inteligencias Múltiples, de Howard Gardner, se encuentra la kinestésica, que se refiere a los tipos de personas que aprenden mejor cuando el cuerpo está en movimiento, de forma que esto será mucho más perjudicial para alumnos con ese perfil. 

En cuanto a mi opinión como profesora, me gustaría argumentar que, en primer lugar, esta situación puede ser una clara desventaja para determinados alumnos en cuanto al contexto se refiere. Tengo la suerte de que todos mis alumnos disponen de internet en casa, lo cuál no es tan común como creemos hoy en día. Las familias que no disponen de internet respecto al resto, se encuentran con muy pocas soluciones y por tanto es innegable ver las secuelas que estos chavales tendrán de cara al futuro con respecto a los que sí tengan la suerte de disponer de internet en casa. 

En segundo lugar, contando con que los alumnos tengan un contexto que les facilite usar el ordenador e internet, desde mi punto de vista, hay una gran diferencia respecto al año escolar en el que se encuentran y su manejo de la tecnología. Considero que en los primeros cursos, este parón también puede ser muy desventajoso. Actualmente pensamos que la mayoría de niños (de entre 12 y 16 años) manejan la tecnología mejor que la mayoría de adultos, pero en mi opinión, es una falsa creencia en muchos casos. Saben usar el móvil, saben jugar a los videojuegos juegos, pero no son capaces de justificar un texto en word o adjuntar un archivo con un nombre diferente al que tenía. Son niños de “la era de la tecnología” pero hay cosas que si no se enseñan, no es fácil que las aprendan por su cuenta. En cuanto a los primeros cursos de la eso (ya que solo puedo hablar desde mi experiencia, es decir, como profesora de secundaria y bachillerato), en muchos casos, los alumnos al verse todo el día en casa, no logran adquirir esa disciplina de levantarse y hacer la tarea que se les ha enviado por distintas plataformas o simplemente no se conectan a la videollamada marcada en el horario. Estamos hablando de niños de 12 años que nunca se han visto en esa situación y si no tienen a un padre o una madre detrás, les resulta muy difícil levantarse a las 7:30 de la mañana para estar a las 8 sentados frente a un ordenador esperando recibir la tarea del profesor. Por esta misma razón, tampoco podemos pretender que al mandarles tarea semanal ellos mismos se organicen toda la semana para realizar la tarea de las 9 asignaturas (o 10 en algunos casos). Organizarse, también se enseña y también es una educación que reciben en la escuela y cuesta mucho que la adquieran de la noche a la mañana y sin poder salir de casa para despejarse, correr, jugar y realizar cualquier actividad propia de su edad. Son niños y la mayoría de ellos ya tienen suficiente castigo al estar sentados durante 6 horas seguidas una mañana en clase, como para hacerlo de forma impuesta por su familia en el mejor de los casos o autoimpuesta en el peor. Por lo que a estas edades, es importante que reciban toda la ayuda posible para organizarse las tareas y lleven un horario lo más parecido al que llevaban en el instituto.

Por último y tercer lugar, los alumnos que están en bachillerato, son personas formadas ya, con una disciplina y organización más desarrollada y que los que se pueden adaptar mejor a esta metodología. Teniendo en cuenta mi experiencia durante estas dos semanas, hay algunos alumnos que incluso trabajan más y aprenden mejor de esta manera. Siempre y cuando el profesor les nutra de recursos necesarios para que el alumno trabaje por su cuenta y les brinde la ayuda necesaria en caso de que la necesiten, esta metodología puede ser más que efectiva. La mayoría de alumnos de esas edades ya tienen manías adquiridas: les gusta estudiar con música o en silencio, solos o acompañados, trabajaban mejor por la tarde que por la mañana, etc. Si ellos disponen de los recursos y tienen claro que deben sacar el trabajo a lo largo de la semana, se pueden organizar como mejor les vega, pueden ver el contenido las veces que quieran (no solo cuando lo explica una vez el profesor) y cada uno lleva su propio ritmo de aprendizaje. Tal y como está organizado el sistema educativo, los alumnos reciben un profesor cada hora pase lo que pase. Es decir, si están dando matemáticas y el alumno está profundamente concentrado en la materia y está llegando a razonamientos válidos, con una sirena esto se va a desvanecer y se tendrá que poner a estudiar historia porque así lo dice el horario y sin importar en qué punto estuviese el alumno. Sin embargo, con esta metodología, el alumno podrá estudiar tanto como quiera las asignaturas que más le enriquezcan sin descuidar las que menos le gustan porque también tiene una tarea que cumplir. Por lo tanto creo que los más mayores son los que menos lo van padecer e incluso habrá algunos que se amoldarán a esta forma de trabajo. 

Ante situaciones como ésta no creo que se puedan tomar decisiones de ningún tipo, pero si reflexionar acerca de cómo está establecido el sistema y si de verdad estamos enseñando cosas útiles y que preparan a los alumnos para la vida. Porque hay dos cosas que podemos aprender después de esto, la primera, que la actividad física y el movimiento es algo necesario e imprescindible para la mente y que, teniendo en cuenta que esto quizá esto no tarde en repetirse, el cambio de la metodología en la forma de enseñanza, en cuanto a la tecnología se refiere, debe hacerse cuanto antes.

Henar Fernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.