No sé si el título os dice algo, pero espero que al final de mi artículo os diga mucho. He elegido este título para reflejar lo que hoy es casi una epidemia. Estoy hablando de un ejército de mamás dispuestas cada día a combatir en la guerra diaria de  los deberes de sus hijos. Sí, amigos y amigas, de sus hijos, aunque se convierta  en su propia guerra.

Las mamás preparan el campo de batalla, fijan el tiempo que durará el ataque, se mantienen firmes hasta el final, arriesgando su propia vida y sus armas son tan sólo su voz, emitiendo consignas y la goma de borrar.

Las mamás acaban agotadas. Hay días que libran bien la batalla, pues los deberes son pocos; pero hay jornadas que son devastadoras y la contienda se prolonga hasta horas intempestivas, dejando detrás un reguero de personal sin cenar, nervios y enfados.

Las mamás son unas luchadoras. Algunas no desfallecen ni un momento y se atrincheran al lado de sus hijos preparadas con la goma, vigilantes, abriendo bien los ojos para que el enemigo no les coja distraídas.

Conocí una mamá que borró todo lo que hacía su hijo en el trascurso de tres minutos, el niño  no pudo escribir ni una palabra completa. Ella borraba todo lo que escribía su niño. Consideraba que estaba mal escrito y con esa vehemencia y a modo de ráfaga no dejaba una letra en pié. Todavía me sonrío al recordarlo. No sé si ella recordará la anécdota, pero yo lo hago con mucho cariño.

Lo malo de esto es que todo ese esfuerzo de las mamás por librar la batalla de los deberes con sus hijos e hijas, no sólo no les beneficia, sino que les perjudica. Si queréis que vuestros hijos lleguen a la ESO con las habilidades, estrategias y recursos suficientes para afrontar responsablemente su formación y que lo hagan de forma autónoma, dejad de ir a la guerra de los deberes cada día desde que inician la Educción Primaria y dejad que la goma la manejen vuestros hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.