Hace unos días recibías las notas de la tercera evaluación, pero hoy hijo mío recibes las reales, las de verdad, las que te van a servir para el resto de tu vida.

En esta tercera evaluación has tenido que renunciar forzosamente a la convivencia con tus compañeros, a tus necesarias rutinas, las asambleas, los recreos, actividades, la excursión con tu clase, la fiesta de fin de curso… y a muchas cosas más que solo en la magia del cole se pueden vivir.

Es posible que no se hayan podido cumplir alguno de los objetivos académicos del trimestre, pero no importa hijo; hoy quiero reconocer tus méritos, las capacidades desarrolladas durante este tiempo y todo el aprendizaje de vida que has experimentado.

COMPETENCIA SOCIAL Y CIUDADANA

Paciencia para esperar a poder ver, besar y abrazar a tus queridos abuelos, tíos, primos, compañeros… Y también digámoslo, paciencia con mamá cuando se ha puesto nerviosa, con tu hermano pequeño que está en la época de tocarlo todo. El haber tenido situaciones que nos han hecho perder la paciencia, han hecho que podamos desarrollarla y así generar algunos saquito extra, para emergencias.

Autocontrol al ver a un amigo en la calle, y saber que lo podemos saludar, pero no podemos acercarnos ni jugar como lo habéis hecho siempre.

Aprender y acatar las nuevas normas de convivencia, que sí de vez en cuando hay que recordarlas, pero están más que claras.

EDUCACIÓN EMOCIONAL

En este tiempo, has podido experimentar muchas emociones, positivas y negativas, e incluso algunas veces como le pasa al Monstruo de Colores, las has experimentado todas a la vez.

Alegría, tristeza, emoción, rabia, calma, miedo… y sobretodo amor, porque todas las emociones negativas, las hemos superado con amor.

Has podido identificar en mamá, situaciones de agobio y estrés, generados por una acumulación emocional de todas las obligaciones por cumplir. Y sí, las has reconocido y has sabido darme en cada momento ese beso, ese abrazo apretaito o ese “Te quiero infinito diez mil” que me han dado las fuerzas necesarias para continuar.

COMPETENCIA DIGITAL

Como ya has podido experimentar estos meses, la vida es mucho más bonita vista desde la verdad de tus ojos, que a través de una o varias pantallas. Como tú mismo me decías… “mamá, quiero ver a los tatos, pero no en el móvil…”

Recuérdalo siempre.

En algunos momentos, no ha quedado otra que abusar de las pantallas para poder intentar llegar a todo. Ir desenganchándote de esa barra libre de pantallas no está siendo fácil, pero poco a poco lo lograremos.

COMPETENCIA CULTURAL Y ARTÍSTICA

En este confinamiento hemos tenido que “celebrar” de forma virtual el día del padre, el día de la madre, y muchos cumpleaños.

Aunque no hemos podido celebrarlos como estamos acostumbrados, has preparado tus regalos con el mayor de los entusiasmos. No ha faltado tu dibujo o tarjeta de felicitación; y por supuesto, en tus felicitaciones no ha faltado el tradicional cumpleaños feliz, acompañado de tus instrumentos favoritos.

AUTONOMÍA E INICIATIVA PERSONAL

Una de las competencias que más has desarrollado este trimestre, porque sí, has colaborado en casa, no solo recogiendo tus juguetes, sino aprendiendo y colaborando en las tareas del hogar, además de desarrollar tu autonomía en la higiene y cuidado personal.

Además has adquirido como un hábito más, el uso de mascarilla, no obligatorio para ti; además del constante lavado de manos, y el uso del gel hidroalcohólico cuando estamos en la calle.

COMPETENCIA EN COMUNICACIÓN LINGÜISTICA

Has adquirido en tu vocabulario, como todos nosotros un montón de palabras, como confinamiento, coronavirus, pandemia, covid, cuarentena, teletrabajo, el cole en casa, estado de alarma, contagios, abrazos virtuales, videollamada…

También has acabado comprendiendo, no sin esfuerzo, en qué consiste el verbo callar. Ya que cuando mamá te dice… “hijo es una llamada de trabajo, por favor, estate calladito”, no quiere decir que me interrumpas con un, “¡mamá!, ¿con quién hablas?”, o con… “¡mamá, mamá, mamá!”. Costó, pero lo logramos campeón.

COMPETENCIA MATEMÁTICA

Distancia social: no sabes lo que es un metro, ni dos, ni tres, pero sí has aprendido que hay que mantener la distancia de seguridad.

También que una cuarentena son 40 días, aunque la que nos ha tocado vivir han sido algunos más.

Esta tercera evaluación ha sido diferente, no ha sido fácil. Has echado muchísimo de menos el colegio, a tus compañeros, primos, abuelos, tíos… pero has sabido esperar el momento del reencuentro, y has asumido tus responsabilidades y tareas del día a día, sabiendo que cada día había momentos de relax, de juego, de tele, y también de conexión con “el cole en casa”.

Gracias hijo mío, porque tú nos has dado una de las lecciones más imborrables de esta época de pandemia, asumiendo la situación, las nuevas responsabilidades, la nueva normalidad… con el mayor de los aplomos, que pueda tener un niño de 4 años. Desarrollando tu capacidad de adaptación y resiliencia desde el minuto 0.

Así que, hijo mío, no importa lo que diga la evaluación, porque este tercer trimestre, has tenido un aprendizaje de vida de Matrícula de Honor; y esos no se olvidan nunca.

Mamá y papá están muy orgullosos de ti.

Disfruta de tu merecido descanso.

P.D. Esto es para tod@s vosotr@s, campeones.

Carmen María Gil - Firma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.