Ayer escuchaba que en los entornos rurales iba a haber menos contagios, por el simple hecho de que tenemos menos espacios y servicios públicos. Esto no quiere decir que nos relajemos, ya que por otro lado, también somos las zonas geográficas más envejecidas y con los servicios sanitarios más debilitados, centros sanitarios a kilómetros de distancia, y escasez de ambulancias, así que por nosotros, nuestros mayores, por tod@s, debemos seguir #quedándonosencasa.

Hace unos días nuestros agricultores y ganaderos salían a manifestarse haciendo “tractoradas” en grandes ciudades, por unos derechos mínimos. La solidaridad de estos agricultores no tiene medida, ya que en estos momentos, aún estando preocupados por su trabajo y cómo va a afectar esta crisis en la agricultura, los tenemos de forma masiva con sus tractores y sulfatadoras, haciendo “tractoradas desinfectantes” por las calles de nuestros pueblos. ¡Gracias! Porque gracias a vuestro trabajo no nos va a faltar de nada y, además, estáis colaborando para que nuestras calles y espacios públicos estén lo más desinfectados posible. No solo sois el sector primario, sois imprescindibles.

Farmacéuticos, en muchos lugares son los únicos sanitarios disponibles, y médicos de cabecera y enfermeros, gracias a todos los que trabajáis de cara al público en servicios de primera necesidad. Veros estos días al pie del cañón, con caras de máxima preocupación pero realizando vuestro trabajo con la mayor profesionalidad, y facilitando la vida de vuestros convecinos, es de agradecer.

En el medio rural, son muchos los cuidadores de personas mayores, tanto en residencias como en domicilios. Estos días están más que preocupados por hacer su trabajo lo mejor posible, por tener mil y una preocupaciones y por mantener el dichoso virus lo más alejado posible.

Los transportistas seguís realizando vuestro trabajo, más que expuestos y con muchas dificultades. Os necesitamos, lo sabéis y estáis dándolo todo por realizar vuestro trabajo.

Mil aplausos para todas y todos vosotros, héroes sin capa que tenéis que salir a trabajar, y también a los que teletrabajáis, porque tampoco es fácil. Y por supuesto a todos aquellos que habéis tenido que dejar vuestros puestos de trabajo y estáis a la espera. #juntospodemos

Solidaridad también la de nuestros jóvenes, que se ofrecen a cuidar de nuestros pequeños en caso que la situación lo requiera. Y qué decir de las familias; unos lo dejan todo por cuidar del más necesitado, y los demás nos mantenemos alejados como el mejor de los signos de solidaridad y amor.

En los pueblos, la mayoría tenemos la suerte de vivir en casas rodeados de jardines y/o garajes por lo que el confinamiento se lleva algo mejor. Poder salir y caminar, respirar aire fresco, recarga las pilas en estos difíciles momentos. No dejo de acordarme de las personas que viven en grandes ciudades, en pisos pequeños. ¡Qué agobiante tiene que ser estar en casa y no poder salir prácticamente al exterior!

Son días de prevención, miedo, incertidumbre, preocupación, cuarentena, aislamiento, tristeza, pero también de solidaridad, resiliencia, reflexión y amor en la distancia.

Reflexionemos, amémonos, besémonos, abracémonos, hablémonos, escuchémonos, sintámonos más que nunca, pero desde la distancia.

Por último, os dejo estos versos que Kathleen O’Meara escribió en 1869:

Y la gente se quedó en casa. Y leían libros, y escuchaban, y descansaban, y hacían ejercicio, y creaban arte, y jugaban juegos, y aprendían nuevas formas de ser, y estaban quietos. Y escucharon más profundamente. Algunos meditaban, algunos rezaban, algunos bailaban. Algunos se encontraron con sus sombras. Y la gente comenzó a pensar de manera diferente.
Y la gente se curó. Y, en ausencia de gente que viviera de forma ignorante, peligrosa, sin sentido y sin corazón, la tierra empezó a sanar.
Y cuando el peligro pasó, y la gente se unió de nuevo, lamentaron sus pérdidas, y tomaron nuevas decisiones, y soñaron con nuevas imágenes, y crearon nuevas formas de vivir, y sanaron la tierra por completo, tal como habían sido sanados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.